Tengo una sociedad inactiva ¿Qué debo hacer ante las nuevas obligaciones tributarias?

Los recientes cambios emitidos en la resolución No. DGT-R-38-2020, publicada en la gaceta No.269 del 10 de noviembre de 2020, nos trae algunas cosas que se deben considerar para los que posean una sociedad inactiva.

Inicialmente en la Ley No. 7092 del 21 de abril de 1988, Ley del Impuesto sobre la renta, en su artículo 2, inciso a) define como contribuyentes a  . . .  “Las personas jurídicas legalmente constituidas, las sociedades de hecho, las sociedades de actividades profesionales, las empresas del Estado y las cuentas en participación que haya en el país.”  (La negrita no es del original)

El artículo señalado en el párrafo anterior es modificado en la Ley No.9635 denominado “Fortalecimiento de las finanzas Públicas”, en el título II, Ley de Impuesto a los Ingresos y Utilidades, en su artículo 2 inciso a) quedando la indicción como sigue . . . . “Todas las personas jurídicas legalmente constituidas, con independencia de si realizan o no una actividad lucrativa, las sociedades de hecho, las sociedades de actividades profesionales, las empresas del Estado, los entes colectivos sin personalidad jurídica y las cuentas en participación que haya en el país.(La negrita y el subrayado no es del original).

Como lo podemos apreciar, la diferencia entre ambas redacciones es lo que se encuentra subrayado en el párrafo anterior que dice. . . “con independencia de si realizan o no una actividad lucrativa”, como se puede deducir, se estaría indicando que las sociedades inactivas tendrían la misma obligación de presentación de declaración de renta, conocida como declaración D-101.

Esta obligación viene a ser confirmada por medio de la resolución No. DGT-R-38-2020 del 5 de noviembre de 2020 y publicada en la gaceta No.269 del 10 de noviembre de 2020, en su artículo 2 – Obligación de declarar de las personas jurídicas contribuyentes del impuesto sobre la renta – Impuesto a las Utilidades.   En su párrafo 2 titulado Personas Jurídicas Inactivas, menciona claramente la obligación de presentar declaración jurada del Impuesto Sobre la Renta, formulario D-101, con fecha máxima de presentación el próximo 15 de marzo 2021.

En dicho formulario se deberá incluir la información de activos, pasivos y capital social atendiendo las Normas Internacionales de Información Financiera; se presume que al tratarse de una sociedad inactiva, los conceptos de ingresos y gastos no tendrán información que mostrar por la misma naturaleza de la sociedad.

Recordemos que las sociedades inactivas son aquellas como su nombre lo dice, no poseen actividad, es decir que no generan ingresos y en general no realizan erogaciones de dinero, tampoco tienen la capacidad de comprar bienes, sean muebles o inmuebles, toda vez que de acuerdo a lo que hacienda manifiesta, para que se adquieran bienes debe haber generado ingresos, que a su vez hubiesen pagado en su momento el respectivo impuesto sobre la renta a la generación de dichos recursos; o haberlos adquiridos por otra vía legales debidamente justificables, ejemplo las donaciones.

Debe considerarse que la no presentación de esta declaración provoca la multa correspondiente de acuerdo al código de Normas y Procedimientos Tributarios, que en este caso es de:

Artículo 79.- Omisión de la presentación de las declaraciones tributarias

        Los sujetos pasivos que omitan presentar las declaraciones de autoliquidación de obligaciones tributarias dentro del plazo legal establecido, tendrán una multa equivalente al cincuenta por ciento (50%) del salario base.

La declaración deberá ser completada con la información que mantenga la sociedad en sus libros contables, recordemos que la obligación contable nace del Código de Comercio y no de una obligación fiscal.    Se puede asegurar que las obligaciones fiscales se alimentan de la información contable y no a la inversa, como se ha percibido por muchos empresarios a través de los años.

En el Código de Comercio de Costa Rica, Capítulo I, titulado De Las Obligaciones a los que Ejercen el Comercio,  Artículo 234.- Los que ejercen el comercio contraen las siguientes obligaciones:


a) Inscribir en el Registro Mercantil los documentos que se indican en el capítulo siguiente;

b) Distinguir su establecimiento con su nombre, que puede ser, si se tratare de una sociedad, su razón social o denominación, debidamente registrada;

c) Llevar la contabilidad del negocio en orden y de conformidad con las siguientes disposiciones de este Código; y

d) Conservar los libros de contabilidad desde que se inician hasta cinco años después del cierre del negocio y conservar igualmente la correspondencia, las facturas y los demás comprobantes, por un período no menor de cinco años, contado a partir de sus respectivas fechas, salvo que hubiera juicio pendiente en que esos documentos se hubieran ofrecido como prueba.

De la información contable y de ser necesario, se podrá demostrar ante la Administración Tributaria la forma en que fueron adquiridos los diferentes bienes, de ahí la importancia de una buena y exacta contabilidad.

Ante las últimas indicaciones del Ministerio de Hacienda, muchos dueños de sociedades inactivas, que por años no han tenido ninguna obligación fiscal más que la cancelación del impuesto a las personas jurídicas, han entrado en “incertidumbre” y no saben qué hacer, pensando incluso en disolver las sociedades y traspasar los bienes a personas físicas, o vender los bienes que en ellas se encuentran registradas.

Debemos analizar que si vendemos los bienes, éstos serán gravados por el régimen de Rentas de Capital y Ganancias y Pérdidas de Capital, estipulado en el Capítulo XI de la Ley 9635, en caso de traspasar los bienes se ha de pagar el costo correspondiente al traspaso, pero estamos pensando la salida más rápida y considero no la más adecuada, en realidad no debemos de mover los bienes de las sociedades, únicamente debemos revisar nuestros registros contables y estar seguros que contamos con ellos y los documentos que los respaldan, para que, si fuera necesario presentar lo correspondiente al fisco y demostrar la procedencia de los bienes resguardados.

A manera de información general, los últimos cambios no modifican la obligación de cumplir con la presentación de la declaración de transparencia de beneficiarios finales, esto para que no se vaya a pensar que se nos releva de tal obligación.

Si ocupa apoyo, contáctenos:

📞 506-229-47676

✉ info@grupocf.biz

Grupo Consultor Financiero

De la Mano con su empresa, negocio o actividad