Principales dificultades que enfrentan las PYME relacionadas con su gestión financiera

Importancia del sector PYME

Un aspecto reconocido por la mayoría de las personas, es la importancia que tienen las grandes empresas en el desarrollo económico y productivo de cualquier país, debido a que generan numerosos puestos de empleo, y colocan a disposición de los ciudadanos diversos bienes y servicios, que no solo cubren necesidades del mercado nacional, sino que también alcanzan importantes índices de participación en el mercado de exportaciones.

Ahora bien, si tomamos en cuenta el parque empresarial total de un país, las grandes empresas representan un porcentaje minoritario dentro de ese total, de manera que son las pequeñas y medianas empresas (PYME), las que alcanzan el mayor número. Sin embargo, es una realidad que, muchas de estas últimas enfrentan una serie de dificultades, tales como la falta de recursos monetarios suficientes para llevar adelante sus proyectos, y en muchos casos, la ausencia de mecanismos internos que aseguren la eficiencia en la gestión operativa y estratégica de sus negocios, entre otras, que les impide desarrollar plenamente su potencial.

En base a lo anterior, es importante que los gobiernos de cada país adopten políticas que fomenten el crecimiento de este importante sector, que sin duda puede contribuir de forma significativa al desarrollo productivo, a la generación de empleo, y a la diversificación de la economía.

En Costa Rica, la institución encargada de coordinar las distintas acciones para el desarrollo de las PYME, es el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC). De acuerdo con cifras suministradas por este organismo, en su informe relacionado con el estado de situación de las PYME para el año 2016, este sector representa el 78,3% del parque empresarial total del país, y aporta el 24,8% del empleo.

 

Beneficios de la inscripción de tu empresa como PYME

En Costa Rica, se ofrece una importante atención institucional a este sector, cuyo marco normativo se encuentra establecido en la ley 8262, y su objetivo es crear un sistema integrado de apoyo para el fortalecimiento de la pequeña y mediana empresa.

Entre los beneficios de los cuales gozan las PYME en Costa Rica, se encuentran el acceso a planes de crédito ofrecidos por los bancos del Estado, acceso a tecnologías para mejorar su capacidad de gestión, exoneración del impuesto a las sociedades, entre otros. Para tener acceso a estos beneficios, la pequeña y mediana empresa debe tramitar su inscripción correspondiente ante el MEIC.

 

Principales dificultades que enfrentan las PYME

Lo mencionado hasta el punto anterior, corresponde a las políticas que el Estado ofrece en su esfuerzo por promover el desarrollo de las PYME, es decir, se corresponde con la atención a nivel macro. Ahora bien, ¿qué sucede a nivel micro?… Como se mencionó al inicio de este artículo, este sector presenta diferentes dificultades a nivel interno, varias de ellas relacionadas con la falta de procesos de gestión que garanticen un manejo adecuado de sus recursos, su permanencia en el tiempo, y la obtención de niveles aceptables de rentabilidad en las actividades que realizan.

Voy a mencionar a continuación algunos ejemplos de dificultades que, como resultado de mi experiencia como contador, he tenido la oportunidad de observar sobre esa problemática que enfrentan las PYME en su gestión, muchas de ellas comunes entre distintas empresas, y es nuestro reto como profesionales del área administrativa, ofrecer un servicio diferenciador para este sector, colocando las buenas prácticas administrativas, contables y financieras, a disposición del pequeño y mediano empresario, con el propósito de ser un brazo de apoyo para el logro de sus objetivos, promoviendo una sana gestión de sus negocios.

Deficiencias en la forma de calcular sus precios de venta: Muchos empresarios afirman tener precios competitivos para mantenerse en el mercado, sin embargo, desconocen el verdadero efecto que sus precios están teniendo en su rentabilidad, porque no conocen la estructura global de sus costos y gastos de operación. Es común, por ejemplo, que para calcular sus precios de venta tomen en cuenta los costos directos del producto o servicio que ofrecen, pero pasan por alto los gastos de operación (administrativos y de venta).

Ciertamente los precios de todo producto o servicio, deben ser competitivos en el mercado, sin embargo, el empresario debe preocuparse por saber en qué medida esos precios son suficientes para cubrir los costos y gastos de su empresa, y generar rentabilidad, si esto no ocurre, es necesario evaluar y adoptar las acciones pertinentes.

Falta de un control minucioso de sus inventarios: Muchos pequeños y medianos empresarios desconocen las cifras reales de entradas, salidas, existencias, costos unitarios, demanda real de productos y márgenes de ganancia por producto. También es común el caso de empresas que incurren en costos de almacenamiento excesivos e innecesarios, porque desconocen la forma de gestionar sus inventarios en función de niveles mínimos y máximos.

¿Cuáles son los resultados de esas deficiencias?… cálculos errados de los precios de venta, no se conoce la verdadera rentabilidad, o pérdida, que está teniendo la empresa, volúmenes importantes de productos vencidos en el inventario, faltantes, cantidades insuficientes de productos para satisfacer los pedidos de clientes, entre otros.

Para toda empresa que maneje inventarios, es clave conocer con exactitud, y en tiempo real, la información relacionada con dicho rubro; en ese sentido, un software adecuado, y debidamente parametrizado, acompañado con la capacitación del personal encargado, forman parte de los diversos factores importantes que debe tomar en cuenta el empresario para mejorar la gestión de sus inventarios.

Toma de decisiones sin hacer uso de la información contable: Una cantidad importante de pequeños y medianos empresarios, conciben a la contabilidad como un asunto necesario únicamente para calcular el monto de los impuestos que deben pagar al Estado, de manera que están desaprovechando en gran medida esa información que forma parte de los elementos importantes a tomar en cuenta para la toma de decisiones inteligentes en los negocios.

En este sentido, los contadores tenemos un gran reto… ¿cuál?… Debemos colocar a disposición del pequeño y mediano empresario, información confiable, pero sobretodo comprensible, para ayudarlo a entender la situación de su negocio. Debemos buscar las alternativas para convertir las cifras frías de la contabilidad, en información útil para el empresario, y acompañarlo en el proceso para la comprensión y uso de la misma.

Falta de planificación para el uso del dinero en el tiempo: Al no haber planificación en este sentido, se generan problemas tales como la imposibilidad de pagar a tiempo las deudas, generación de plazos muy prolongados para la recuperación de las cuentas por cobrar a sus clientes, incapacidad de prever con suficiente anticipación los momentos en que la empresa necesitará de financiamiento y la forma en que hará frente a dicha obligación para cubrir el pago del principal y los intereses, entre otros.

Para citar un ejemplo de buenas prácticas relacionadas con la planificación del dinero, podemos mencionar la herramienta denominada “flujo de caja” o “cash flow”, la cual es de gran valor para proyectar el uso del dinero en tiempo, sin embargo, es poco usada en muchas PYME, o peor aún, totalmente desconocida.

No existe una adecuada separación entre los recursos de la empresa, y los recursos personales de sus dueños: Una empresa es una entidad con personalidad jurídica distinta de la de sus socios, tiene sus propios deberes y derechos, y sus recursos y operaciones deben manejarse totalmente separados de las operaciones y recursos personales de sus dueños, sin embargo, muchos pequeños y medianos empresarios no le toman la debida importancia a este asunto, y por mencionar solo algunos ejemplos, utilizan el dinero de la empresa para pagar sus gastos personales, toman malas decisiones a la hora de colocar o no un bien a nombre de la empresa o a nombre de ellos, porque desconocen las implicaciones legales relacionadas. He podido conocer de diversas empresas que están pasando por procesos de demandas, en los que sus dueños están en riesgo de perder sus bienes personales como resultado de esas malas decisiones.

 

¿Cómo resolver estas dificultades?

Pequeño y mediano empresario, debes buscar el apoyo de profesionales que te apoyen en hacer un diagnóstico de la situación de tu empresa, y en determinar las medidas preventivas y correctivas para la sana gestión de tu negocio. El personal interno debe ser competente para llevar a cabo las funciones que le corresponde cumplir. El personal no capacitado, es una opción económica en el corto plazo, pero con resultados muy costosos en el largo plazo, debido a las consecuencias de sus malas prácticas.

Busca el apoyo adecuado para obtener, comprender y utilizar la información financiera que arroja tu negocio, así tendrás a la mano una mayor cantidad de elementos para tomar mejores decisiones, asegurar la vida de tu empresa e incluso crecer. Por otra parte, es necesario que hagas un esfuerzo por involucrarte y comprender esta área de tu negocio, porque aún cuando no es medular, te servirá de apoyo, nadie mejor que tú conoce como hacer frente a cada dificultad, pero debes contar con profesionales expertos en el área para que puedas disponer de la información adecuada y oportuna.

Felicitaciones por tu valentía al asumir el riesgo de emprender un negocio, pero hazlo con la responsabilidad que el caso requiere, rodéate de un equipo competente, cada quien aportando lo mejor de su área de experticia para lograr los objetivos de tu empresa.

Si te ha gustado este artículo, deja tus comentarios. Mucho éxito!